Historia de las procesiones en antigua Guatemala

Procesiones en la Antigua Guatemala

En la ciudad colonial de La Antigua Guatemala se da lugar una de las mayores representaciones religiosas de Cuaresma y Semana Santa en la nueva España. Los datos históricos de estas celebraciones en Guatemala, se remontan al siglo XVI con la venida de los españoles en 1524. A través de los siglos, se hace referencia a las procesiones religiosas en varios escritos coloniales incluyendo los de Antonio de Remesal, Francisco Ximénez, entre otros. Antonio de Remesal relata que el Obispo Francisco Marroquín encabezó una procesión el 11  de Septiembre de 1542, la cual conmemoraba la destrucción de la capital de Santiago de Guatemala, ubicada en el Valle de Almolonga el año anterior, así mismo se acordó hacer una procesión cada año el mismo día.

Fotografía: Asociación de Cucuruchos Antigueños.

Fotografía: Asociación de Cucuruchos Antigueños.

Primera procesión en la Antigua

La primera procesión del Valle de Panchoy se realizó el 10  de marzo de 1543, al momento del traslado de la capital, ubicada en Ciudad Vieja a su nueva ubicación. En esa misma fecha se celebró el primer cabildo en el actual Palacio del Ayuntamiento. Una de las primeras procesiones religiosas en el Valle de Panchoy se celebró el 1  de mayo de 1543, al salir una precesión del Obispo Francisco Marroquín, quien llevaba al Santísimo expuesto de la Catedral antigua a la nueva, en la Antigua Guatemala.

Fray Antonio de Remesal dice que en 1547, en Semana Santa se realiza una procesión del Domingo de Resurrección, lo que indica lo temprano que estas se empezaron a realizar en Guatemala, siguiendo una tradición española de Castilla y Andalucía lugares en donde se teatralizaba el camino de Jesús, con Cristos sangrantes y dolientes que producían las distintas manifestaciones de la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo.

En 1554 cuatro gremios participaron en la procesión de Corpus Christi así como, en otras procesiones en Santiago de Guatemala, en especial la del Santo Entierro del Templo de Santo Domingo, sumada a algunas de las principales procesiones como aquellas que salían de los Templos de la Merced, Candelaria y los Milagros.

El maestro Manuel José Quiroz, compuso música para la Semana Santa en 1765 por lo que las manifestaciones artísticas abarcaban muchas áreas de distintas expresiones artísticas religiosas. En la Capital General de Guatemala se encontraban registradas, a la fecha del 13 de abril de 1773, de dos mil a tres mil cofradías (muchas de ellas son ahora las Hermandades de las imágenes de los Templos principales).  

Alrededor de 1774, debido a las restricciones dadas por la Corona, se permitió a las procesiones salir únicamente a los atrios de los Templos en la Antigua Guatemala, Estos era repercusión al mal estado de las calles dañadas por los terremotos del año anterior y porque se quería obligar a los vecinos a trasladarse de capital, en el Valle de la Ermita. Por 1787, cuando se había logrado el traslado de la capital, se contaba con mil novecientos ochenta y dos cofradías y ciento cincuenta y tres hermandades, a lo largo de las cuatrocientos diecinueve parroquias existentes en la ciudad de Guatemala. 

A través de siglo XIX encontramos un alza en el número de procesiones religiosas y a demás actividades sagradas relacionadas con la Cuaresma y Semana Santa  en la Antigua Guatemala. También se aprecia un aumento en el número de cucuruchos que participan en las procesiones.

Cofradías y hermandades en Antigua:

Las cofradías y hermandades evolucionaron en la ciudad y continuaron como núcleo de la vida religiosa de la región. Muchas de las cofradías se convirtieron en hermandades hacia 1871 permitieron que actuaran de una manera más independiente de la Iglesia Católica. Se realizaron esfuerzos para abolir estas organizaciones religiosas con la reformas de Justo Rufino Barrios, incluyendo la expulsión de las órdenes religiosas en 1872. El 9 de febrero 1874, se aprobó un decreto gubernativo que disolvió las hermandades, siendo un esfuerzo vano.

Se dio un gran incremento en las actividades de Semana Santa y Cuaresma durante siglo XX. Mientras salían relativamente pocas procesiones durante la cuaresma de 1936, actualmente sale un número mayor incluyendo algunas procesiones que salen los viernes y todos los domingos de Cuaresma. Aún, en los últimos años, se han apreciado cierta innovación en cuenta una mayor participación de la juventud en estas actividades. 

Además del aumento de las procesiones se observa el aumento del tamaño de las andas. En la época colonial las andas eran talladas para que fueran cargadas por seis ó diez personas. En 1950, se incrementaron de tamaño para tener entre cuarenta u ochenta brazos. Otro factor de innovación es el aspecto social. Los cucuruchos cubrían sus rostros hasta la década de los años 50´s, actualmente los llevan destapados. Esto refleja que la participación ha cambiado de finalidad, antes se hacía por penitencia y ahora, generalmente, se hace simplemente por participar.

Diferencias de las procesiones:

A pesar de la influencia española en las procesiones a partir del siglo XVI, existen algunas diferencias con las de La Antigua Guatemala hoy. Una de ellas es que las mujeres no cargan el anda de la Virgen Dolorosa en España, como lo hacen aquí. El rol de la mujer en las procesiones, en general, las que salen Sábado de Gloria, es de particular importancia, ya que ellas son las únicas que llevan en hombros a la Virgen María y la presencia de los cucuruchos no se da, puesto que ellos cargan a Jesús el Viernes Santo.

Pocos países latinoamericanos han guardado celosamente la tradición colonial de la Semana Santa como Guatemala, que ha hecho de estas celebraciones una de las expresiones más profundas de su idiosincrasia lo mítico y lo profano se encarnan en una celebración donde la muerte es venerada con la vida, en la que el luto y a la contrición  en la fe se combinan con la creación artística, la imaginería guatemalteca, un singular júbilo y festines. La muerte de Jesús es encarnada por la tradición guatemalteca, la más significativa de esta nación centroamericana, con un sincretismo que mezcló el culto de la muerte prehispánico y el de la colonia, creando la fiesta nacional más profunda.

Related Posts

  • Post Image
  • Post Image
  • Post Image
  • Post Image
  • Post Image

Déjanos tu comentario

You must be logged in to post a comment.

Social Icons